8 millones de toneladas de basura terminan en los océanos cada año. El llamado séptimo continente de basura flotante ha crecido de manera incontrolable. Desafortunadamente este problema está matando a millones de especies marinas como tortugas, peces, delfines, ballenas, vaquitas marinas, entre otras; sin duda su muerte está afectando la cadena alimenticia y la vida en el mar.

La Isla de la Basura fue descubierta en 1997 por el Capitán Charles Moore, se encuentra en el Océano Pacífico, entre Hawái y California. El basurero flotante es difícil de medir con precisión, pero se dice que tiene el doble del tamaño de Francia o que es casi tan grande como el estado de Chihuahua, en México. En Change.org existe una iniciativa para hacer que La Isla de la Basura sea reconocida por las Naciones Unidas como país; los creativos publicitarios Michael Hughes y Dalatando Almeida diseñaron esta campaña que cuenta con su propia bandera, pasaporte, sellos oficiales y una moneda llamada “debris” (escombro, en español).

The Plastic Oceans Foundation y la compañía de entretenimiento con sede en Londres, LADBible, fueron los responsables de enviar dicha solicitud a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para el reconocimiento de esta isla como Estado nación, con el fin de obligar a otros países a limpiarla como parte de la Carta del Medio Ambiente de las Naciones Unidas.

Martín Soto Jiménez, especialista del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología de la UNAM, recuerda que la vida en la Tierra comenzó en el agua y la contaminación de los mares nos afecta, pues los residuos que flotan dispersos y se degradan lentamente, liberan partículas y nanopartículas de elementos tóxicos que son ingeridos por diversos organismos marinos que, tiempo después, llegan a nuestras mesas. Esto quiere decir que, en la actualidad, estamos comiendo plástico a través de alimentos que hasta hace poco, eran de los más recomendados para nuestra salud.

Datos de la National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) de Estados Unidos y de la Universidad de Tokio, Japón, afirman que los desechos provenientes de la costa Oeste de Norteamérica tardan aproximadamente 5 años en llegar al vórtice, debido a las corrientes marinas. Por si fuera poco, a principios de 2018 se encontró otra mancha de basura más grande que México en el Pacífico, con plástico microscópico, (parecido a confeti flotando) frente a las costas de Chile y Perú.   

 

Entérate qué pasa con esta campaña que busca convertir la “Isla de la Basura” en un país, y hacer a algunos países responsables de esta problemática que afecta a gran parte del Océano Pacífico y al mundo en general. Aquí  la respuesta de la ONU a la petición de Change.org. Si quieres leer más temas como éste visita www.sistemaeco.org/. #SoyEco