Por Arturo Duhart Xacur,
CEO Sunwise.

En 2017 se cumplió el 150 aniversario de Rockefeller & Andrews, negocio predecesor de Standard Oil, fundado en 1867 por John D. Rockefeller, el hombre norteamericano de negocios responsable de iluminrevolucionar el mundo a través de la extracción de gas de queroseno, utilizado como combustible para encender lámparas, superado más tarde por la energía eléctrica. Rockefeller es el responsable de abastecer la industria del automóvil con gasolina, originalmente un residuo volátil altamente inflamable, subproducto del petróleo. Más adelante, dicho combustible pondría en riesgo al medio ambiente y a la calidad de vida humana.

Hoy podemos ver los indicadores y las consecuencias de este antiguo sistema de energía derivada del petróleo. Estamos viviendo en un mundo que está siendo perforado, envenenado y quemado en este preciso momento, en donde la mayor parte de las decisiones se han tomado para el beneficio económico de unos pocos, con un proceso de toma de decisiones basado en ganancias y una profunda negación de las consecuencias ambientales.

Esto es sólo la punta de un enorme iceberg que se está derritiendo. Durante años nos han ocultado las consecuencias: Económicamente encubiertas a través de los subsidios del gobierno y ecológicamente ocultas de los medios. Hemos estado cegados por los líderes del combustible fósil que nos trajeron energía para encender luces, alimentar las comunicaciones y el transporte que usamos todos los días.

La revolución de la sustentabilidad se está desarrollando ahora en la secuencia histórica de la Revolución Agrícola, la Revolución Industrial y la Revolución de la Información. La gasolina, los precios de los servicios públicos y muchos otros indicadores económicos nos han hecho darnos cuenta de que este sistema ya no tiene sentido.

Las consecuencias, ya evidentes en el medio ambiente, han creado conciencia en la población mexicana de que el antiguo sistema de energía centrado en el petróleo tiene que evolucionar o de lo contrario, el futuro de la raza humana podría verse amenazado.

Esta revolución es única, ya que tiene el alcance y el tamaño de la revolución Industrial, así como la velocidad y la cobertura de la revolución de la Información. Uber encontró la manera de ser el intermediario perfecto entre una persona que necesita transporte y otra persona que ofrece transporte. AirBnB siguió los mismos pasos que Uber y dio el poder a las personas de todo el mundo de compartir y reservar diferentes ofertas de hospitalidad.

Mediante la eliminación de los intermediarios monopólicos, la calidad aumenta y los precios bajan, convirtiéndose en una decisión más económica y de mejor calidad para la población. La Revolución de la Información ha traído velocidad para ayudar a desarrollar más revoluciones que se puedan adoptar a un ritmo más rápido. Igual que la revolución de la sustentabilidad, que está avanzando a una velocidad extraordinaria. Hoy ya no nos enfrentamos a obstáculos económicos para cambiar nuestra fuente de energía.

La energía solar en México es el recurso energético más limpio y más rentable, rompiendo el récord del precio mínimo en 2016 de USD $33 por MWh (megavatio-hora). Pareciera que la industria del carbón y del petróleo se dio cuenta que la energía solar es más barata y que continuará bajando, mientras que el mercado sigue desarrollándose.

No innovar puede causar la quiebra de una compañía de mil millones de dólares, como Kodak, y acabar con miles de puestos de trabajo. La energía solar no sólo está disminuyendo su costo para estar disponible para todo el mundo, sino que también está ayudando a reducir la tasa de desempleo de un país, debido a su alta demanda laboral ocasionada por su expansión.

En Estados Unidos, la industria solar domina el sector de la energía eléctrica en términos de empleo. En la actualidad representa el 43% de la plantilla total. El carbón, el petróleo y el gas natural son las próximas grandes fuentes de empleo, con un 22% de los empleos en el sector en total. El viento está en tercer lugar. La innovación en la revolución de la sustentabilidad está creando un mundo de oportunidades.

En el caso mexicano, los beneficios comienzan a aparecer a medida que se expande la democratización del negocio de la energía. Beneficios como son: Cero apagones, red eléctrica saludable, menores pérdidas en el transporte eléctrico, control y administración inteligente de la red, un medio ambiente más limpio, menores emisiones de CO2, etcétera. La revolución de la sustentabilidad está ocurriendo demasiado rápido, impulsada por la Revolución de la Información y está cambiando todo lo que impulsó la Revolución Industrial.

Sin embargo, todavía hay algunos obstáculos importantes, los imperios monopólicos del combustible fósil están presionando para detener la revolución de la sustentabilidad mediante estrategias políticas. ¡A pesar del excelente sentido económico hay países que actualmente están colocando barreras y prohibiendo la industria solar!

Estas prohibiciones sin sentido comenzarán a perder fuerza a medida que la innovación en la revolución de la sustentabilidad empiece a crear un mundo de oportunidades. En México las regulaciones están adoptando la tecnología de energía solar de manera positiva, al mismo tiempo que se reduce lentamente el subsidio de compañías de energía propiedad del gobierno.

Con la expectativa en el aumento del consumo de energía en México en los próximos años, la CFE tendrá que ajustar e integrar en su infraestructura estas nuevas tecnologías de energía, no sólo mediante la inversión en nuevas líneas de transmisión, sino mediante la inversión en nuevos sistemas de información y tecnológicos. Creo que la energía solar es la mejor solución a la crisis de energía, económica y ecológica que México está enfrentando. La energía ha sido y será el factor común de la columna vertebral de los seres humanos, la industria y el gobierno. Todos dependemos de ella, por ello debemos elegir con sabiduría de dónde vendrá. Visita Sistemaeco.org y únete a la Revolución Sustentable.