¿Sabías que cada kilowatt-hora (kWh) que consumes contamina la atmósfera con 0.458 kg de dióxido de carbono? Esto quiere decir que un hogar mexicano promedio que consume 5,000 kWh al año, contamina el aire con 2,290 kg de CO2 tan sólo en el rubro de la electricidad. A esta cifra habrá que agregarle las emisiones de gas, gasolina, diesel, etcétera. El panorama luce menos alentador cuando damos cuenta que más del 75% de la electricidad producida por la CFE se genera con la quema de petróleo, gas y carbón.

En un año un árbol absorbe 25 kg de CO2, esto quiere decir que si no estamos plantando árboles para cubrir el CO2 de nuestro consumo diario, estamos participando indirectamente en una deforestación masiva. Sin duda, son muchos los desafíos que le impone el cambio climático a la humanidad. ¿Qué más tenemos que esperar para darnos cuenta del daño ambiental que le estamos causando a nuestro planeta?

Expertos señalan que cuanto mayor sea la proporción de energías renovables en la oferta energética de un país, menor será el nivel de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Y es que la electricidad originada mediante renovables (energía fotovoltaica, energía eólica, energía hidráulica o biomasa) no produce ninguna partícula de CO2 en su proceso de producción.

En entrevista con la revista Forbes, Bill Gates ahondó sobre el potencial revolucionario de las energías limpias: mencionó que en el año 2030 la mayoría procederá de fuentes renovables de energía, donde actualmente invierte cantidades millonarias. Esto traerá un cambio importante que marcará un antes y un después en el modus vivendi de la población mundial.

Por otro lado, la silvicultura urbana (conjunto de actividades relacionadas con el cultivo, el cuidado y el fomento de las áreas forestales en las grandes urbes), no sólo es necesaria para mejorar el medio ambiente de las ciudades del mundo, sino también una oportunidad para mejorar las condiciones de vida de los habitantes. A continuación 6 increíbles proyectos sustentables en distintas ciudades del mundo que te cambiarán el chip.

1. WUHAN GREENLAND CENTER – CHINA
Este mega edificio diseñado por Adrian Smith + Gordon Gill Architecture está en construcción en Wuhan, China. La torre de 125 pisos pretende convertirse en el cuarto edificio más alto del mundo y una de las torres con mayor ahorro de energía jamás construida. Wuhan Greenland Center será uno de los edificios más eficientes del mundo. Ahorrará el 51% de la energía en comparación con los edificios de oficinas típicas e incluirá un sistema de recuperación de aguas grises, un sistema de enfriamiento por evaporación e iluminación de bajo consumo. Todavía se encuentra en construcción y se terminará a finales de este 2018.

2. PALO SANTO PALERMO – ARGENTINA
Ubicado en Palermo, Buenos Aires, Palo Santo es el primer hotel boutique construido bajo el sistema de clasificación LEED (sigla de Leadership in Energy & Environmental Design: Sistema de Certificación de Edificios Sostenibles). Diseñado por el arquitecto local Mario Cito, el edificio está envuelto con un jardín vertical biodiverso; cuenta con una cascada de agua de lluvia, un restaurante francés rodeado de bambú, flores, hierbas otoñales y un piso de madera de palo santo que le da nombre al hotel. En su front y back florece con 800 especies de plantas lo que no sólo lo hace un lugar hermoso sino que también proporciona oxígeno y un delicioso aroma en todas las habitaciones.

3. SMART GREEN TOWER – ALEMANIA
Se trata de un edificio residencial operado con baterías de litio que funciona completamente con el sol. La Smart Green Tower tiene 16 pisos, cuenta con paneles fotovoltaicos de alto rendimiento optimizados para condiciones de poca luz. En lugar de utilizar la transmisión de corriente alterna (AC) estándar y la distribución de energía eléctrica, utiliza la corriente continua (DC) que se convertirá y reconvertirá en la batería, y luego se distribuirá por todo el edificio. Por si fuera poco, el exceso de energía impulsará los edificios vecinos, brindando sostenibilidad no sólo a los residentes de la Smart Green Tower, sino a la comunidad colindante.

4. ONE CENTRAL PARK SIDNEY – AUSTRALIA
El jardín vertical más alto del mundo adorna el horizonte de Sídney, Australia. One Central Park cuenta con un parque propio que se eleva 166 metros hacia el cielo formando una impresionante sinergia entre arquitectura y naturaleza, cuenta con 6,400 metros cuadrados áreas verdes y más 38,000 plantas. El proyecto nos recuerda que el mundo natural y sustentable puede prosperar en armonía con el entorno urbano. El desarrollo fue diseñado por el arquitecto parisino Jean Nouvel en colaboración con el artista y botánico francés Patrick Blanc. La increíble fachada verde viviente de One Central Park exhibe 250 especies de flores y plantas nativas australianas.

5. GARDEN SANTA FE – MÉXICO
El proyecto Garden Santa Fe es un centro comercial sustentable de 35 metros de profundidad, ubicado en Guillermo González Camarena 1205 en Santa Fe, Ciudad de México, alberga un teatro al aire libre, espejos de agua y jardines. Las firmas KMD Arquitectos y Arquitectoma diseñaron el proyecto en un área de construcción de 65,000 m2. Cuenta con celdas fotovoltaicas, calentadores solares, sistema de captación e infiltración de aguas pluviales y tratamiento de aguas grises. Además, tiene 30,000 arbustos y 200 árboles. Sin duda este centro comercial incentiva al mismo tiempo calidad de vida y responsabilidad social.

6. TRUDO VERTICAL FOREST – HOLANDA
Este inmueble diseñado por Stefano Boeri Arquitectos confirma la posibilidad de resolver los grandes desafíos del cambio climático y los problemas de vivienda. El propósito de Trudo Vertical Forest es demostrar que se puede tener una vivienda eco friendly a un precio accesible que garantice calidad de vida en los habitantes, que continúe con la lucha contra la contaminación, el cambio climático y al mismo tiempo que mejore la calidad del aire urbano. Este edificio cuenta con 75 metros de altura, 19 pisos, 125 departamentos, 70 especies de árboles y 5,200 plantas en todo el edificio. Lo más importante: gracias a la fotosíntesis absorbe 50 toneladas de dióxido de carbono al año y reduce de manera significativa el ruido de la ciudad.

Por último, no debemos olvidar que los recursos del planeta se acabarán algún día; las sequías, inundaciones, extinción masiva, desastres naturales y cambios abruptos de temperatura son consecuencia del uso excesivo de los GEI que aceleran el cambio climático. Esto es una invitación para cambiar nuestros hábitos y modelos de consumo para ser más eficientes, y de ser posible, más sustentables. Prueba la #CalculadoraEco y descubre qué tan eficiente puede ser tu consumo energético. Ingresa a: calculadora.sistemaeco.org #SoyEco

Fuentes:
https://www.gob.mx/sener
https://www.cfe.mx/
https://www.forbes.com.mx/
https://inhabitat.com/