Todos nos hacemos preguntas acerca del cambio climático… ¿Cuánto se está calentando realmente la Tierra?  ¿Cuáles son las implicaciones más preocupantes del calentamiento global? ¿Hay algo que podamos hacer para evitar o aplazar este fenómeno? ¿Por qué los veranos son cada vez más calientes y los inviernos cada vez más fríos? Tan sólo durante el 2017 la Tierra se calentó poco más de 1 grado Celsius. El número puede parecer insignificante pero, si se toma como promedio de la superficie de todo un planeta entero, en realidad es un promedio alto.

Si las emisiones de gases de efecto invernadero continúan sin control, científicos prevén que el calentamiento global podría superar los 2 grados Celsius para el 2020. Algo que sería catastrófico para el mundo si se toman en cuenta las metas pactadas en el Acuerdo de París, donde cada país se comprometió a tomar medidas urgentes para evitar que la temperatura global aumente más de 1,5 ºC para mediados de siglo.

De hecho, el año 2017 fue uno de los tres años más calientes de la historia de acuerdo con expertos de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático en Bonn, Alemania (COP23); aunque las temperaturas no superaron las del 2016, sí son mayores a todas las registradas antes del 2015.

En palabras de Petteri Taalas, secretario general de la Organización Meteorológica Mundial (WMO, por sus siglas en inglés), el hecho de que los últimos tres años estén en el “top” de las temperaturas globales más altas demuestra que sí hay una tendencia al calentamiento global: “Hemos sido testigos de un clima extraordinario que incluye temperaturas que superan los 50ºC en Asia, huracanes récord en el Caribe y el Atlántico, devastadoras inundaciones que afectaron a millones de personas y una sequía incesante en el este de África “, comentó a The Guardian.

Según James Hansen, científico climático retirado de la NASA y profesor de la Universidad de Columbia, las temperaturas del verano se han desplazado hacia un calor más extremo en las últimas décadas. Los eventos veraniegos del 2017, como las olas de calor que atravesaron el sur de Europa y las temperaturas cercanas a los 55 grados Celsius en Pakistán son parte de esta tendencia que indica que la mayoría de los veranos de este siglo serán calientes o extremadamente calurosos en comparación con el siglo XX.

¿Hay algo que podamos hacer para evitar o aplazar el fenómeno del cambio climático? Sí; no necesitamos ser diplomáticos, empresarios o políticos para cambiar el estado de las cosas. Prácticas simples como eficientar el uso de la energía y los hidrocarburos o cambiar nuestras prácticas de consumo como apagar luces cuando no se utilicen, evitar dejar abierta la puerta del refrigerador, desconectar los aparatos electrónicos cuando no estén en uso, eficientar el uso de agua, consumir alimentos locales, utilizar más la bici y menos el auto contribuirán a que la Tierra no tenga climas extremos.

Por otro lado, como sociedad civil organizada debemos presionar para que las políticas de cambio climático lleguen a buen puerto, orientarlas (ciudadanía, gobiernos y empresas) en pro de nuestro planeta pues es el único que tenemos. Si no actuamos hoy las consecuencias podrían ser irremediables el día de mañana: aumento en el nivel de mar, colapso de cultivos, extinción masiva de especies e incluso la supervivencia humana.  #SoyEco

Fuentes:

www.nytimes.com

www.theguardian.com