La Comisión Federal de Electricidad (CFE) informó que desde noviembre de 2017 subieron las tarifas para industria, negocios y hogares con alto consumo energético. Para el sector industrial las tarifas aumentaron un 3.5%, mientras que para el sector comercial aumentó un 2.4%. Por otra parte, la tarifa de uso doméstico de alto consumo registró un aumento de 1.5%. En el caso de las tarifas eléctricas para clientes domésticos de bajo consumo, no habrá cambios; cabe destacar que cerca del 99% de los hogares en México se encuentran en esta tarifa, lo que equivale alrededor de 36.7 millones de clientes de la CFE.

La Comisión Reguladora de Energía (CRE) aprobó la metodología de cálculo y ajuste de las Tarifas Finales del Suministro Básico de electricidad; la misma dependencia explicó que esta nueva metodología se basa en dos principios generales: “la recuperación de todos los costos eficientes de la CFE y el reflejo de las variaciones temporales del costo del servicio eléctrico, que dependerá del momento del año, con el fin de obtener un mercado y consumo eficientes”. La Secretaría de Energía, CFE y Hacienda estuvieron de común acuerdo con la creación de este cálculo.

Según la Comisión reguladora, esta nueva metodología responde a la necesidad de “desarrollar un mercado abierto, además de transparentar el costo de cada segmento de la industria eléctrica e incorpora señales de mercado al reconocer, tanto los costos diferenciados en la generación, como los cargos aplicables a cada tipo de usuario, de conformidad con su nivel de consumo”. Las personas físicas o morales que no sean grandes consumidores de energía no verán cambios significativos en su recibo de luz.

De acuerdo con el diario El Financiero, durante los primeros 7 meses del 2017  la inversión promedio por planta de generación eléctrica se duplicó con respecto al año pasado, al pasar de los 105.6 millones de dólares a  212.1 millones de dólares, un monto que da cuenta que las firmas apostaron por unidades de mayor potencia. Entre las compañías del sector que más invirtieron destacan: Mota-Engil México, Iberdrola, Cemex, IEnova, Arca Continental y SunPower.

Por otro lado, empresarios concuerdan en que estamos en el mejor momento para crear macroproyectos sustentables o basados en energías renovables. El primer paso hacia la transformación del sector energético del país ya lo están dando empresas como Iberdrola, Mexico Power Group, Zuma Energía o Eólica Buenos Aires con sus proyectos de parques solares y eólicos.

Estudios de la propia Secretaría de Energía señalan que invertir en la instalación de paneles solares para 680 mil hogares le permitiría al Gobierno ahorrar 1,500 millones de pesos al año, reducir el consumo de electricidad en un 75%, así como evitar alrededor de 1.3 millones de toneladas de CO2. ¿Será que Gobierno y empresas privadas se ponen de acuerdo para financiar proyectos de generación distribuida que permitan ahorrar verdaderamente electricidad, homologar tarifas y al mismo tiempo reducir nuestra huella de carbono? Como sociedad nos queda proponer ideas y darle seguimiento al tema. #SoyEco

 

 

Con información de: