El horario de verano es una medida que consiste en adelantar el reloj una hora durante la parte del año en la que se registra mayor duración de luz solar, fenómeno que se debe a la inclinación del eje de la Tierra y su movimiento de traslación. Éste forma parte de un conjunto de esfuerzos de gobierno y sociedad, orientados a desarrollar una cultura del ahorro y un uso eficiente de la energía en nuestro país.

En México el horario de verano se aplica desde 1996 y su objetivo principal es aprovechar la luz solar para ahorrar energía eléctrica. De acuerdo con la normatividad mexicana, el horario de verano inicia el primer domingo de abril a las 02:00 de la mañana, momento en el cual los relojes se adelantan una hora, y termina el último domingo de octubre a las 02:00 de la mañana (es decir, el pasado 29 de octubre).

Los orígenes.

Benjamin Franklin fue el primero que sugirió el concepto de ahorro de luz diurna, de acuerdo con David Prerau, autor del libro Seize the Daylight: The Curious and Contentious Story of Daylight Saving Time; Franklin se dio cuenta de la cantidad de aceite para candil que se podría ahorrar durante la noche si la gente se despertara antes a hacer sus tareas.

No fue hasta la Primera Guerra Mundial cuando el cambio de horario se llevó a gran escala. Alemania fue el primer estado en aprobar el cambio de hora para reducir las horas de iluminación artificial y así ahorrar carbón que podría utilizarse en la guerra. En la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos siguió el ejemplo de Alemania  y obligó a todos sus estados a establecer el horario de verano para guardar recursos durante la guerra.

¿Qué zonas horarias existen en México?

En la Ley del Sistema de Horario para México se establece qué Estados comprenden cada una de las zonas en que se dividió el territorio nacional, conforme a la ubicación que les corresponden con el meridiano de Greenwich. En México la realización física del UTC (Tiempo Universal Coordinado) está a cargo del Centro Nacional de Metrología (CENAM).

Tiempo del Centro = UTC  – 5 (Zona I)

Tiempo del Pacífico = UTC – (N+1) (Zona II)

Tiempo del Noroeste = UTC – (N+2) (Zona III)

Tiempo del Sureste = UTC  – 5 (Zona IV)

  1. Zona Centro: Referida al meridiano 90 grados al oeste de Greenwich y que comprende la mayor parte del territorio nacional: Aguascalientes, Campeche, Coahuila, Colima, Chiapas, Ciudad de México, Durango, Guanajuato, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, Estado de México, Michoacán, Morelos, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí, Tabasco, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz, Yucatán y Zacatecas.
  2. Zona Pacífico: Referida al meridiano 105 oeste y que comprende los territorios de los estados de Baja California Sur, Chihuahua, Sinaloa, Sonora y Nayarit, con excepción del municipio de Bahía de Banderas, el cual se regirá conforme a la fracción anterior en lo relativo a la Zona Centro.
  3. Zona Noroeste: Referida al meridiano 120 oeste y que comprende el territorio del estado de Baja California.
  4. Zona Sureste: Referida al meridiano 75 oeste y que comprende el territorio del estado de Quintana Roo.
  5. Las islas, arrecifes y cayos quedan comprendidos dentro del meridiano al cual corresponda su situación geográfica y de acuerdo a los instrumentos de derecho internacional aceptados.

¿Realmente ayuda a ahorrar energía?

En los últimos años, estudios afirman que el horario de verano realmente no ahorra energía y que incluso podría provocar pérdidas. Los investigadores descubrieron que con el horario de verano sí se ahorraba energía durante las noches, pero se gastaba durante la mañana en las horas de oscuridad previas al amanecer.

De acuerdo con estudios del Fideicomiso para el Ahorro de Energía Eléctrica (FIDE), con la participación de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), y del Instituto Nacional de Electricidad y Energías Limpias (INEEL), la aplicación del Horario de Verano en el 2016, obtuvo ahorros en consumo de 975.28 gigawatts hora (GWh), y una demanda evitada de 492.2 megawatts (MW), lo que equivaldría a abastecer el consumo de 561 mil casas habitación durante todo un año, con un consumo promedio de 289 kilowatt hora al bimestre (kWh/bimestre). El ahorro económico por la implementación del horario de verano 2016 se estima en mil 542 millones de pesos.

 

Referencias

  • www.gob.mx/sener
  • www.elfinanciero.com
  • www.aristeguinoticias.com